Judias verdes de bote rehogadas

Judias verdes de bote rehogadas

Judías verdes con pimentón

Estas judías verdes con pimentón es uno de esos platos que identifico con mi infancia.  Recuerdo como mis hermanas y yo nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina y ayudábamos a prepararlas. Mi madre nos invitaba a cerrar los ojos para escuchar ese sonoro chasquido al partirlas, y nos decía que ese ‘chasc’  junto a su color verde brillante era un claro indicativo de que estaban frescas. Nos contaba que es una de las leguminosas más ligeras, que es vitamínica, depurativa, digestiva, rica en fibra, en potasio y que si las tomábamos todas las semanas nos íbamos a sentir mucho mejor. Y es que ella, siempre ha sabido provocar con sus palabras un deseo irrefrenable y un entusiasmo especial a la hora de probar todos los platos que se nos pusiera delante.
Esta receta se puede preparar tanto con judía plana como con judía redonda. La diferencia entre ellas, es que la judía plana tiene más sabor, es ideal para destacar entre guisos y menestras, y la judía redonda es más suave y perfecta para cremas, ensaladas o guarniciones. Yo por ejemplo prefiero las redondas, me resultan más agradables en su textura porque como me gusta que estén al dente, la redonda es sencillamente perfecta para mí.

habichuelas verdes receta

Las judías verdes que tenemos que escoger deben ser en tono verde brillante y además que no tengan demasiada dureza en el tacto. Una vez las tengamos, lo más adecuado es guardarlas en una bolsa o recipiente perforado en la parte de debajo de nuestra nevera.
Independientemente de la receta que hayamos escogido. Hay un paso clave que debemos seguir para elaborar esta receta. Si hemos comprado las judías verdes frescas habrá que dejarlas en agua para que se limpien y a continuación, hay que cortarlas en trozos quitándoles los hilos de los lados. Una vez que estén troceadas ya puedes hacer judías verdes rehogadas.
En el caso de que tengas no tengas mucho tiempo de preparar las judías verdes, te aconsejamos que utilices judías verdes en conserva. Con escurrir el recipiente donde viene la hortaliza y rehogarlas con el resto de ingredientes ya las tienes listas para comer y además, es una receta fácil y rápida de hacer.

recetas con habichuelas

Las judías verdes que tenemos que escoger deben ser en tono verde brillante y además que no tengan demasiada dureza en el tacto. Una vez las tengamos, lo más adecuado es guardarlas en una bolsa o recipiente perforado en la parte de debajo de nuestra nevera.
Independientemente de la receta que hayamos escogido. Hay un paso clave que debemos seguir para elaborar esta receta. Si hemos comprado las judías verdes frescas habrá que dejarlas en agua para que se limpien y a continuación, hay que cortarlas en trozos quitándoles los hilos de los lados. Una vez que estén troceadas ya puedes hacer judías verdes rehogadas.
En el caso de que tengas no tengas mucho tiempo de preparar las judías verdes, te aconsejamos que utilices judías verdes en conserva. Con escurrir el recipiente donde viene la hortaliza y rehogarlas con el resto de ingredientes ya las tienes listas para comer y además, es una receta fácil y rápida de hacer.

Judias verdes de bote rehogadas on line

Estas judías verdes con pimentón es uno de esos platos que identifico con mi infancia.  Recuerdo como mis hermanas y yo nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina y ayudábamos a prepararlas. Mi madre nos invitaba a cerrar los ojos para escuchar ese sonoro chasquido al partirlas, y nos decía que ese ‘chasc’  junto a su color verde brillante era un claro indicativo de que estaban frescas. Nos contaba que es una de las leguminosas más ligeras, que es vitamínica, depurativa, digestiva, rica en fibra, en potasio y que si las tomábamos todas las semanas nos íbamos a sentir mucho mejor. Y es que ella, siempre ha sabido provocar con sus palabras un deseo irrefrenable y un entusiasmo especial a la hora de probar todos los platos que se nos pusiera delante.
Esta receta se puede preparar tanto con judía plana como con judía redonda. La diferencia entre ellas, es que la judía plana tiene más sabor, es ideal para destacar entre guisos y menestras, y la judía redonda es más suave y perfecta para cremas, ensaladas o guarniciones. Yo por ejemplo prefiero las redondas, me resultan más agradables en su textura porque como me gusta que estén al dente, la redonda es sencillamente perfecta para mí.

Judias verdes de bote rehogadas online

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad